Más Artículos

Armonía entre el trabajo y la vida familiar: más que un desafío, una necesidad

choice2
Uno de los mayores desafíos del presente es armonizar la vida profesional y la familiar. Con frecuencia las empresas esperan una dedicación y, si es posible, una devoción total de sus colaboradores (...)

Uno de los mayores desafíos del presente es armonizar la vida profesional y la familiar. Con frecuencia las empresas esperan una dedicación y, si es posible, una devoción total de sus colaboradores, mientras las instituciones tradicionales reprochan que las mujeres se han desentendido de las tareas domésticas afectando el desarrollo sano de sus hijos.

Tradicionalmente, el padre estuvo ausente del hogar, mientras la madre se dedicaba al cuidado de la familia. En la actualidad se reconoce el derecho de hombres y mujeres a tener educación y desarrollar una vida profesional, como también se considera una obligación que ambos padres contribuyan por igual con las tareas del hogar y el cuidado de los hijos.

En un mundo ideal, mientras los padres trabajan los hijos podrían asistir al colegio y toda la familia volvería a casa por las tardes para convivir y descansar. Pero la realidad es muy distinta. Los mexicanos trabajamos en promedio, 500 horas al año más que los trabajadores de los otros países de las OCDE; al considerar también los tiempos de traslado es posible agregar otras 500 horas o más a las estimaciones de la OCDE[1].

Los padres regresan a casa tarde y cansados, pero eso no es todo. A pesar de que la distribución de responsabilidades en el hogar cada vez es más equitativa, todavía se impone la tradición que considera a la madre responsable principal de la limpieza y el cuidado de los hijos.

Sin embargo, para recibir atención de sus padres, lo hijos todavía deben competir con el televisor, al que los mexicanos, en promedio dedicamos casi cinco horas diarias[2]. En este modelo de vida, la familia es la gran perdedora y las consecuencias llegan tarde o temprano.

Cuando los dos padres trabajan, lo más sano para todos es promover una mayor participación del padre en la vida familiar. Las tareas del hogar pueden dejar de ser una carga, para transformarse en un momento de convivencia feliz si se hacen entre todos los miembros de la familia, eso además, dejaría más tiempo para la práctica de actividades al aire libre y el desarrollo de pasatiempos.

La familia puede desarrollar estrategias exitosas que permitan una mejor convivencia, pero es necesario que también las organizaciones sean sensibles a la necesidad que tienen los trabajadores de desarrollar una vida sana y plena.

Al esperar que las personas dediquen la mayor parte de su tiempo y energía a una organización, se asume que ésta es más importante que las personas que hacen posible sus éxitos. Al pretender que solamente los varones accedan al desarrollo profesional, se priva a las mujeres de este derecho. Ambos modelos son discriminatorios, especialmente con las mujeres que asumen responsabilidades familiares.

Además, obligar a elegir entre la vida familiar y la vida familiar, casi siempre lleva a las personas a optar por un sacrificio personal que se espera beneficie a la familia; sin embargo, las organizaciones no se percatan que un trabajador comprometido a dar todo por la empresa vive insatisfecho, muestra menor iniciativa y compromiso real, es más propenso a crear conflictos con sus compañeros, presenta con mayores problemas de salud y, en general, tiende a ser menos productivo que las personas que armonizan su vida, entre el hogar y el trabajo.

Admitir que los colaboradores dediquen más tiempo al descanso y esparcimiento no significa aceptar que trabajen menos, sino que aprovechen mejor el tiempo que dedican a la empresa. También significa que la empresa necesita aprender a ser más eficiente, para aprovechar mejor la capacidad y tiempo de sus trabajadores.

Los horarios flexibles, las jornadas comprimidas, el teletrabajo, así como la reorganización interna, son algunas estrategias que pueden beneficiar por igual a los trabajadores y a la organización.

Raquel Enríquez G..
email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
sitio web: www.cursosytalleres.org
teléfono: (55) 5593 0166 y 5660 2643

Fuentes
[1] OCDE, Iniciativa para una vida mejor. México. Disponible en oecd.org
[2] IbopeAGB, Anuario 2009-2010 Audiencias y Medios en México. Disponible en slideshare.net