Más Artículos

La Crisis y las herramientas de mejora

Una rápida lectura a los medios de comunicación actuales, nos dará un común denominador: Crisis. Crisis en sus diferentes facetas como la financiera, de valores y en nuestro México una evidente y lamentable crisis de seguridad.

En esta ocasión, nos enfocaremos en la crisis vivida por cientos de compañías en México debido a la pérdida de su posición competitiva en el mercado, lo que ha dado como resultado el cierre de un gran número de ellas o en el decremento significativo de sus operaciones. Para gran parte de los que se encuentran en el ámbito laboral actual, esta palabra es desafortunadamente familiar. Crecieron con ella, incluso algunos nacieron en medio de las crisis de las décadas anteriores, las macro devaluaciones del peso frente al dólar, lo que nos hace reflexionar acerca de que forma parte inherente de las actividades diarias.
Ante la crisis, las organizaciones suelen adoptar como suya la frase “renovarse o morir” y deciden emprender una serie de acciones inmediatas para salir de la situación. En ocasiones, estas actividades son producto de intensas sesiones de lluvia de ideas o (brainstorm) en las que se asignan responsables con fechas y objetivos. Estas actividades son usualmente lideradas por un responsable (champion) quien dará seguimiento puntual a cada una de ellas hasta su conclusión.


Esto a primera vista nos parece el camino correcto para salir de esta situación en la que se encuentra la compañía. Sin embargo, este sistema de trabajo puede presentar algunas deficiencias, entre las cuales podemos identificar:


· La falta de información de la situación competitiva real de la empresa tanto interna como externa.

· Falta de conocimiento de herramientas específicas de mejora.

Tener un parámetro de referencia inicial contra el cual se pueda comprobar la eficacia de las acciones emprendidas para atacar la crisis, es una de las ventajas de contar con la información completa real y confiable de la situación de la empresa. Su ausencia puede dar como resultado la ejecución de actividades sin observar los objetivos deseados. Su disponibilidad permitirá enfocar los recursos en forma eficiente.
Una vez que se dispone de la información real de la situación de la empresa, es necesario aplicar la herramienta correcta para el problema identificado.


El avance de los medios de comunicación como internet, ha propiciado una gran difusión acerca del uso de las herramientas de mejora de procesos, situación que anteriormente se realizaba en su mayoría por medios escritos como libros y revistas.


Existen actualmente gran variedad de técnicas de mejora disponibles en el mercado, que van de las simples y sencillas hasta las elaboradas y complejas, todas con sus ventajas y aplicaciones muy particulares.
Comentamos que una deficiencia incurrida por algunas empresas es el de realizar actividades con toda la “buena intención” en función del interés y empuje de las personas involucradas. Realizar estas actividades sin contar con el conocimiento específico de alguna de ellas en particular, dando por resultado largos tiempos de aplicación sin observar mejoras significativas en los procesos.


Por citar un ejemplo: Producto del análisis de la información inicial, se encomienda a un equipo de personas reducir los tiempos de cambio de un molde de la máquina inyectora dado los altos tiempos en los que se realiza actualmente. Los integrantes del equipo realizan las actividades en base a su conocimiento e iniciativa, desconociendo la existencia de una herramienta de mejora específicamente diseñada para lograr tal resultado: El cambio rápido de herramental, mejor conocido como el sistema Single Minute Exchange of Die (SMED).


Resulta obvio suponer que el equipo disminuirá los tiempos en la reducción de los tiempos de cambio del molde, es innegable que la experiencia adquirida en el proceso y el trabajo en equipo les dará ésa posibilidad, pero alcanzarán mayores beneficios y en un menor tiempo si utilizan una herramienta específicamente diseñada para lograr tal efecto en forma metodológica.
Situaciones como la anterior podemos comentar varias. El área de oportunidad está presente en las organizaciones que desean salir de la situación en la que se encuentran. Existe gran variedad de opciones de mejora que pueden ser usadas, como comentamos anteriormente, algunas sencillas, otras complejas.
El punto vital para las organizaciones es optimizar los recursos enfocados hacia el problema, utilizando la herramienta correcta en el tiempo correcto.

El Ing. Alejandro Pérez Méndez es Master Black Belt y Consultor de tiempo completo para MDC Consultoría y Capacitación 

email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
sitio web: www.grupomdc.com
Teléfono: 01-800-087-0868

Ir Arriba