Más Artículos

Coaching asistido por caballos

choice2 Un caballo galopando en la pradera con la crin al viento, es el símbolo por excelencia de libertad. Una manada equina, conmueve al observador  por su energía, su elegancia, su poderío y sobre todo porque intuimos armonía, roles, liderazgo, sentido, y una línea invisible que los constituye como grupo, con identidad y propósito. (...)

Un caballo galopando en la pradera con la crin al viento, es el símbolo por excelencia de libertad. Una manada equina, conmueve al observador  por su energía, su elegancia, su poderío y sobre todo porque intuimos armonía, roles, liderazgo, sentido, y una línea invisible que los constituye como grupo, con identidad y propósito.

¿Qué puentes han debido tenderse entre esos seres poderosos,  libres y orgullosos y ese otro animal omnívoro,  bípedo, a su lado escuálido,  llamado hombre, para que lograran danzar y trabajar juntos en una inimaginable armonía y complicidad?

El equino es herbívoro, trashumante,  consciente de ser  presa de felinos y equipado para su defensa con su velocidad y potencia de huida, un desarrollado instinto y, tan solo en última instancia, con cuatro patas capaces de partir cráneos y huesos del potencial agresor.

¿Cómo el hombre logró brincar la brecha, para seducirlo, conquistarlo, hacerlo su socio, amigo, fiel compañero y maestro en el arte de la vida?

Solo aquél que ha tenido el privilegio de cruzar su mirada de entendimiento y ternura, sentir  sus emociones contenidas bajo la palma de la mano y recibir su cabeza reclinada en el hombro en señal de entrega y amistad, puede intentar describir  el momento, con palabras que no alcanzan, como poder, confianza, comunicación, fusión, alma.

Bien, pues el Coaching Asistido Por Caballos (CAPC), busca recorrer ese camino que nuestros ancestros transitaron hace, tal vez decenas de miles de años, cuando, desde el miedo y la necesidad, se propusieron acercarse y hacerse aceptar por los equinos.

Tuvieron que comprender y  vencer diferencias físicas, emocionales, instintivas, naturales, alimenticias, reglas de supervivencia y convivencia.
Debieron ganarse la confianza, acortar la distancia, diseñar un lenguaje corporal distinto al del cazador y depredador que era, que seguimos siendo.
Con seguridad los primeros encuentros no estuvieron exentos de violencia, adrenalina, astucia, engaños, trampas, desconfianza y,  con seguridad, algunos huesos rotos  y dientes  al viento.

La siguiente etapa, es la que interesa al CAPC; aquella en que la violencia se tornó en seducción, coqueteo, danza de emociones y de energía, acortar paso a paso la distancia, demostrar y convencer de mis buenas intenciones, desterrar la fuerza, construir sobre la mutua conveniencia, mostrar que no te temo y que no soy una amenaza; convencer al instinto mediante una conversación auténtica, franca, profunda, a nivel de cuerpo, lenguaje y emoción.

Cuando la esencia del bípedo se muestra a la del cuadrúpedo, cuando este concede, cuando aquél se siente observado, aceptado, invitado.
Cuando el humano renuncia a sus títulos, a su soberbia, a su ilusión de superioridad y conquista.
Cuando el juego se vuelve un me entrego para que tú te entregues, te respeto, para ponerme a tu altura, te admiro, te miro desde mi asombro, te dejo mirar mi fragilidad, mi deseo, mi avidez contenida.
Te invito a abrir tus puertas diluyendo mis fronteras. Dejo arco, flecha, escudo, miedo, ego, soberbia y afán de dominio.
Te sé poderoso y frágil. Te tiendo la mano ofreciendo una caricia, el negocio es miedo por miedo, defensa por defensa, confianza por confianza, emoción por emoción; quedarnos desnudos el uno frente al otro. Mirarnos, empatar latir de corazones,  resuello e intenciones.

El CAPC pretende que el hombre redescubra este camino hacia el caballo y por esa vía hacia lo humano, hacia el otro como un legítimo otro y, en última instancia, hacia sí mismo.

El CAPC se sustenta en estudios profundos sobre la psique humana y la naturaleza equina; uno de los métodos más completos y estructurados es el Modelo EAGALA (Equine Assisted Growth And Learning Association), en el cual participan tres especialistas; uno en desarrollo humano, otro en comportamiento equino  y el tercero y más importante es el caballo (sólo o en manada).

El método permite desarrollar temple, gestión de emociones, comunicación, liderazgo, trabajo en equipo, ecuanimidad, escucha, respeto y empatía.

Cuando una manada humana interactúa con la equina, la primera aprende a acallar los egos, a sentir la necesidad del otro, a brindar lo mejor de sí, a respetar los roles, a vivir en armonía y a trabajar por preservar el sistema en un equilibrio evolutivo.

En resumidas cuentas a actuar como un equipo de alto impacto, en el que impera  la lealtad, el respeto, la humildad, y cada miembro cumple su rol a cabalidad.

A eso nos lleva el Coaching Asistido Por Caballos.

Parafraseando al viejo Churchill; nunca el hombre debió tanto al caballo.....


Por Eduardo Fuentes Uquillas, Director General de Campo Krasiba y por Melisa Fuentes Lavorel, Directora de la División Equina de Campo Krasiba.

email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
sitio web: www.campokrasiba.com.mx
Teléfono:   5511 1554