Más Artículos

Desarrollando la Voluntad

choice2

Quiero hacer hincapié, que nunca escribo de aquello que no profeso. La voluntad es como una alquimia maravillosa, que algunas personas piensan es difícil de descifrar y de ser utilizada. Soy la pluma invitada en esta edición y me propuse la misión de mostrar lo contrario; la voluntad es una de las facetas más bellas de la personalidad humana y hay que saber el camino para acceder a ella.

A mí me impresiona cuan lejos se puede llegar insistiendo, y en mis workshops descubro un gran número de personas que se rinden pronto. Yo les cuestiono, si sus temores son más fuertes que su fe. Justamente una de las reglas de oro es: INSISTIR.

La voluntad es una aspiración que exige una serie de repeticiones y esfuerzos, hasta que se afianza, y lo que sembramos de pronto... produce frutos, que si le ponemos nombre, se llamaría: LA LEY DE ATRACCIÓN.

La ley de atracción, sin entrar en definiciones que de pronto nos confunden, es depositar la fe en la realización de nuestros sueños. Nuestra tendencia, a veces por aprendizaje es buscar la gratificación inmediata. Cuando no la obtenemos entramos en círculos viciosos que nos paralizan, porque“el culto al instante” nos impide descubrir la regla de oro que se remite a: LA SATISFACCIÓN DURADERA.

La voluntad es determinación, protección de nuestros sueños, y ánimo frente a las dificultades. Cuántas veces nos preguntamos:¿por qué postergo? ¿qué me impide comprometerme con mis anhelos? Y aparte de hacer conciencia de que postergar es la peor forma de tortura... nos quedamos en las mismas. Los enemigos de la voluntad son, la APATÍA y la ABULIA (perdón por las palabrotas).

APATÍA: es un estado, en el que postergamos, nos aburrimos y además vivimos “el efecto tiburón”. ¿Recuerdan la película en la que todos gritábamos al escuchar la musiquita que anunciaba la llegada de “jaws”? entonces también recordarán que el gran tiburón tardó en aparecer bastante, pero el miedo estaba presente desde un inicio. Y nos mantenía paralizados.

ABULIA: ese estado en el que las personas dejan de encontrar aquello, que los hace verdaderamente felices. Quien tiene educada y desarrollada la voluntad, obtiene mayor libertad y puede lograr metas que podían percibirse como inalcanzables, y no sólo eso, sino lograr que nuestra esencia se manifieste en todo lo que hacemos. Y para muestra...un botón. “Había dos vecinos. Uno rico y uno pobre. El rico poseía gran mansión y lujosos autos. El pobre... muchos amigos, que siempre lo acompañaban. Un día, el vecino rico decide sacar su envidia en forma de una charola (muy linda porque él era rico,¡claro!) y llenándola de basura pestilente le pidió a su ayudante doméstico que se la llevara al vecino pobre y que se la diera frente a sus amigos porque de nuevo, había gran fiesta. Siguiendo las órdenes de su patrón, llevó la charola y se la entregó al vecino. Los amigos se enardecieron y le pidieron que le aventara huevos a sus ventanas o por lo menos le ponchara las llantas de sus súper autos. El vecino pobre, con gran ecuanimidad les dijo que eso...no. Acto seguido, lavó la charola y la llenó de bellas flores y le escribió una tarjeta. La empleada le llevó de regreso la charola al vecino rico, quien al ver las flores se rió a carcajadas, pensando: -mira nada
más, ¡me quiso dar con guante blanco! De pronto vio la notita entre las flores y leía así... ESTIMADO VECINO: CADA UNO DA, LO QUE CADA UNO ES”. La educación de la voluntad, no tiene fin, pero sí principio.

Gracias por la voluntad de leerme.

La Doctora Guitele Chernitzky es Life Coach, Conferencista y Directora del Inst. para el Manejo Positivo del Stress, además ha participado en importantes programas de radio durante los últimos 20 años. 

Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Ir Arriba