Más Artículos

El alto costo de contratar a la gente equivocada para el puesto equivocado

choice2

Las empresas tiran a la basura millones de pesos cada año al contratar gente que no funciona adecuadamente para la posición para la que fue contratada.

Tener a la persona equivocada para el puesto significa baja productividad, pérdida de oportunidades, mal ambiente laboral y un gasto demasiado alto en atraer, contratar y capacitar a personas que -muy probablemente- no van a funcionar. Estudios mundiales, realizados con profesionales de Recursos Humanos demuestran que la organización promedio gasta más de 2,500 dólares en la contratación de cada individuo para puestos clave y una en cinco empresas revela que la mitad de esos empleados no funcionan a largo plazo.


Me parece sumamente interesante y contradictorio que las organizaciones gasten tanto en atraer, reclutar, contratar y desarrollar a candidatos y no inviertan en elegir al adecuado con un proceso de selección profesional que les podría ahorrar miles de pesos… y muchos problemas. Lo mismo sucede con la capacitación y la motivación continua… se invierte en atraer a las personas, pero una vez contratadas no se les cuida, no se les capacita ni se les reconoce su labor, haciendo más probable que a la primera oportunidad abandonen la empresa.


¿Cuánto cuesta la rotación del personal en tu empresa? Seguro mucho más que el costo de mantenerla motivada, productiva y capacitada tanto en el factor técnico como en el humano. Desgraciadamente no muchas compañías ven este valor y siguen viendo a la capacitación, -sobre todo en Factor Humano- como un gasto y no como una inversión.


¿Se puede revertir el destino de una empresa a través de procesos de cambio de cultura? Definitivamente sí. No es “choro de consultores” ni “sueños guajiros”. Un buen proceso puede llevar a una empresa de la bancarrota al éxito en menos tiempo y con menor inversión que cualquier otro tipo de medida. Casos fehacientes, comprobables de esta premisa de aumento de productividad los hemos visto con los procesos llevados en empresas como, American Express, British Airways, Banamex, GNP, Grupo Bimbo, SONY México, Grupo ADO, SAS (que pasó de la bancarrota a ser Aerolínea del año) entre muchas otras.
Mencioné las organizaciones grandes, conocidas por la mayoría de nosotros, pero también los procesos de cambio cultural y de aumento de la calidad y la productividad se pueden llevar a cabo con costos muy bajos -comparados con los beneficios que se obtienen- en empresas medianas y pequeñas. En ellas los procesos y los cambios generalmente son más rápidos al poder hacer mas eficiente su operación, reducir costos, aumentar ventas y mantener al personal motivado. Habiendo resultados notables.


Sin embargo, algunas compañías de este tipo temen invertir con empresas de capacitación serias, internacionales, de gran trayectoria, pues creen que éstas tendrán precios inalcanzables… pero no es así. La gran mayoría cuenta con programas de clase mundial al alcance de cualquier empresa que decida verdaderamente crecer y cambiar. No hay clientes “pequeños”… todos son importantes y merecen obtener la mejor tecnología, metodología y capacitación en Factor Humano.
Genetech, la empresa que la revista Fortune eligió como la mejor empresa para trabajar ve el proceso de reclutamiento como una de sus prioridades. Los candidatos pasan por 10 a 15 entrevistas, pues tienen muy bien definido qué tipo de empleados requieren y qué habilidades se necesitan para cada vacante, pero sobre todo, evalúan la inteligencia emocional del candidato: sus actitudes, manejo de estrés, control de impulsos, manejo de emociones difíciles, optimismo, ánimos positivo, perseverancia, etc. Esta cuidadosa selección, así como un programa ambicioso de capacitación, son los que hacen la diferencia, demostrando no sólo mayor productividad, sino un ambiente laboral muy positivo. Ya lo escuchábamos en el Foro Económico Mundial en Suiza, en donde los grandes líderes empresariales hicieron gran énfasis en la importancia de reclutar a la mejor gente y de contratar actitud más que aptitud. Con una buena actitud, la aptitud se aprende. Y es más fácil aprender una habilidad técnica que cambiar de actitud, sobre todo si no existe la verdadera voluntad personal de hacerlo. ¿Cuántas personas conocemos que tienen habilidades técnicas para el puesto pero carecen de una buena actitud? ¿cuáles son sus resultados?

Victoria Holtz es Consultora empresarial, conferencista y Directora General de TMI World México.

Comentarios con gusto al correo:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
sitio web: www.tmiconsultoria.com
Teléfono: (55) 5251-1886