Más Artículos

Nuestro Tiempo y Decir No

choice2
Todos los días, mientras estás desarrollando una actividad específica que requiere de tu concentración y atención total, puedes tener la certeza absoluta de que serás interrumpido y deberás desviar tu atención, al menos, un par de minutos..

Según una encuesta publicada en la revista Alto Nivel, un empleado es interrumpido cada 8 minutos en promedio; es decir, que en una hora seremos interrumpidos cerca de 8 veces y al final de la jornada, habremos acumulado alrededor de 50 interrupciones. Cada vez que esto ocurre, nuestra atención virará de rumbo y deberemos posponer la actividad que estábamos realizando originalmente: Llamadas telefónicas, comentarios, preguntas, juntas sorpresa y visitas inesperadas, son sólo algunos ejemplos.

Peter Drucker, uno de los grandes maestros del management, decía que: “El tiempo es el recurso más escaso y, a menos que sea administrado, nada más puede administrarse.” Queda claro que todos los seres humanos podemos disponer, diariamente, de sólo 24 horas; situación que ni siquiera Bill Gates, con miles de millones de dólares y acceso a las tecnologías más avanzadas, ha podido superar.

Esta condición resulta mucho más evidente al teclear en “Google” la frase administración del tiempo y obtener más de 1, 350, 000 registros bajo estas palabras clave, donde se relacionan cursos, libros, consejos y demás soluciones.


En mi experiencia profesional, he podido darme cuenta de que, por lo menos el 50% de esas distracciones diarias, son propiciadas por nosotros mismos; ya sea por pendientes que no hemos resuelto totalmente o que hemos aplazado, dejándolas indefinidas. Por ejemplo: ¿Cuántas llamadas recibes de vendedores o promotores, a los que no vas a comprar nada, pero que por “cortesía” no das una respuesta definitiva? Y así, todos los días, los minutos se escurren de nuestras manos.
Soluciones a este problema hay muchas. Yo propongo una muy sencilla:

Aprende a decir NO.

Para que una negativa sea considerada definitiva, se requiere tomar decisiones y ser consciente de ellas; se necesitan argumentos que validen la decisión y aportar soluciones efectivas.

Asertividad se refiere a decir lo correcto en el momento oportuno. Por ello, decir NO es un caso que amerita asertividad; para expresar un NO hay que tener la confianza de dar la cara por nuestra respuesta y presentar argumentos y, eso no es posible si no creemos en nosotros mismos.
Decir NO es una palabra que puede parecer egoísta pero, sin duda, también es muestra de determinación.

Un NO puede ser duro de decir pero, podría ayudarte a optimizar tu tiempo y, a respetar el de los demás. Toma decisiones y comunícalas. Recuerda que puede existir más valor en una persona que dice NO, que en aquella que lo acepta todo permitiendo que las personas abusen de su recurso más valioso. Decide entonces demostrar asertividad, confianza y determinación.


Arístides Ramírez es Director General de ARIVA Training & Consulting
email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
sitio web: www.ariva.mx/
teléfono: (55) 9151 9705