Más Artículos

Paradigma Humanista

choice2

El paradigma humanista de la educación, estudia los procesos integrales de la persona. 



Reconoce al individuo en su totalidad y como lo que es “único e irrepetible”. La finalidad de este paradigma es rescatar e inculcar valores (la tolerancia, respeto, solidaridad, honestidad, responsabilidad, entre otros) en la sociedad.

El individuo va a ir descubriendo y forjando su propia identidad y personalidad, ambos son un continuo proceso de desarrollo, con esto se puede comprender a la persona en su contexto interpersonal y social. El ser humano responde no a un ambiente objetivo, sino al ambiente tal y como lo percibe y comprende.

El humanismo ve al individuo como un ser humano parcialmente libre, es decir, que es capaz de elegir su propio destino, es libre para establecer sus propias metas y responsable de sus propias decisiones. El hombre tiende en forma natural hacia su autorrealización y es un ser consciente de sí mismo y de su existencia.

El alumno desde el punto de vista humanista, posee competencias cognitivas para aprender y solucionar problemas. Es capaz de reflexionar y comprender. Es un ser que posee diversas dimensiones y que éstas se interrelacionan entre sí.

El rol del docente, es como un facilitador de la capacidad potencial de autorrealización de los alumnos, que dirige actividades hacia el autoaprendizaje y la creatividad, mediante una relación de respeto con sus alumnos.

El docente debe permitir que el alumno explore y experimente y debe proporcionar apoyo y retroalimentación continuamente. Debe evaluar los procesos cognitivos y la toma de decisiones, realizar preguntas abiertas para favorecer la reflexión y dejar que el alumno se autoevalúe.

El objetivo de este paradigma según Carl Rogers influyente psicólogo en la historia estadounidense, es que el docente sea capaz de adoptar una perspectiva globalizante (afectivo, intelectual e interpersonal), creando alumnos con iniciativa y autodeterminación. Fomentando en ellos la originalidad, creatividad e imaginación, promoviendo experiencias de influencia recíproca, es decir, provocando sentimientos positivos que vinculen los aspectos cognitivos y vivenciales.

El aprendizaje se vuelve significativo, cuando involucra a la persona en su totalidad y se desarrolla de forma experiencial. El ser humano es maravilloso, es perfecto, debemos de aprender a aceptarlo y a quererlo tal cual es, sin necesidad de cambiarle nada.

“Lo que soy bastaría si lo fuera abiertamente”

Carl Rogers.
Clave Consultores S.A de C.V. www.iclave.com
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ir Arriba