Más Artículos

¿Será el Primer Golpe el más Importante?

choice2

No hay nada como salir bien. La mañana esta fresca, es un día ideal para jugar golf, estoy a punto de realizar mi primer golpe del torneo. 

La concentración está al máximo, estoy parado frente a la bola, llevo a cabo mi ritual que es un repaso mental de lo que debo hacer, hago el swing y la bola sale perfecto al centro del fairway, respiro hondo, sé que tengo un buen tiro, la bola está arriba, igual que mi confianza y también sé que los próximos tiros de este hoyo serán más fáciles gracias a mi salida.

Así como el primer golpe es tan importante en un juego de golf, de la misma forma lo es la planificación en cualquier proyecto de nuestro trabajo. No importa si se trata de el proyecto anual de la compañía o un proyecto de menor jerarquía, no importa si el puro proceso de planificación nos lleva dos meses, dos días o dos horas llevarlo a cabo, los síntomas son los mismos, al finalizarlo, respiro hondo, la confianza está arriba y sé que los próximos pasos serán más fáciles de ejecutar.

Los expertos en la materia nos dicen que una hora de planificación, nos ahorra cuatro horas de ejecución. No sólo eso, planificar hace sentirnos en control de las circunstancias, no planificar, nos hace sentir que las circunstancias nos tienen controlados.

No creo que exista torneo alguno, donde se permita iniciar con el segundo golpe, concediéndonos 200 yardas, tampoco deberían permitirnos iniciar cualquier proyecto en nuestra empresa si no planificamos.

La realidad es que hoy en día, la mayoría de los ejecutivos, nos vemos inundados por la tiranía de lo urgente y todas las actividades de un día nos rebasan, las principales objeciones por las que no planificamos son: “Porque no tengo tiempo”, “hay cosas mucho más urgentes que resolver en este momento”, “Posiblemente la próxima semana”, lamentablemente la próxima semana está colmada de más actividades.

Una de las razones principales por las que no iniciamos un proceso de planificación es, porque tenemos la creencia que planificar es complicado y lleva mucho tiempo, otra razón muy valida es por que nunca me han enseñado cómo. Si usted se identifica con al menos una de estas dos razones, le sugiero que siga leyendo, posiblemente quede asombrado como yo, al saber que estos dos mitos se pueden disolver de la misma forma en que se disuelve el azúcar en el café.

Los tres pasos básicos para iniciar un proceso de planificación son:

1. Situación del “Debería de ser”. Es el momento de aportar con todos los factores ideales del proyecto, muchas personas no llegan a este primer paso, porque piensan que lo primero es ubicar “donde estamos”, si hubiéramos pensado así todo el tiempo, el hombre nunca hubiera llegado a la luna.

2. Situación actual. El segundo paso es ahora sí encontrar todos los hechos positivos y negativos de la situación actual para conocer nuestras fortalezas, debilidades y desafíos. Lo importante de este paso es que sean hechos y no opiniones.

3. Metas y Estrategias. Éste es el momento de definir metas. Para cada meta hay una estrategia bien definida en tiempo costo y calidad, éstas lo llevarán a alcanzar el objetivo principal de su proyecto.

Si usted se siente abrumado en su trabajo, pregúntese a que se debe el “dolor de cabeza” que trae, identifique ese proyecto o actividad que le quita el sueño y luego desarrolle estos tres sencillos pasos. Le aseguro que le van a ayudar más de lo que le podrían perjudicar. En resumen. Mirar siempre hacia el cielo con los pies bien clavados en la tierra. Esto aplica en la vida … y en el golf.

César Solares es Presidente de Dale Carnegie® Training en México

Cualquier comentario con respecto de esta columna favor de dirigirlo a

email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
sitio web: www.dalecarnegie.com.mx


Ir Arriba