El Director General de una empresa se preocupa por el Sr. Gutiérrez, un empleado estrella, que después de varios años de trabajar a la par de él, se empieza a ausentar al mediodía. Así que preocupado el Director General pensando que su empleado pudiera estar metido en algún vicio, llama a un detective privado y le pide que siga al Sr. Gutiérrez por una semana.

Al cumplirse la fecha, el detective se reúne con el Director General y le da el reporte:

Detective: -El Sr. Gutiérrez sale normalmente al mediodía, toma su auto, va a su casa a comer, luego le hace el amor a su esposa, se fuma uno de sus excelentes puros y vuelve a trabajar.
Director General:- Qué alivio, qué bueno que no hay nada malo en todo eso.
Det: -¿Puedo tutearlo Sr.?
DG: - Claro que sí
Det: - El Sr. Gutiérrez sale normalmente al mediodía, toma TU auto, va a TU casa a comer, luego le hace el amor a TU esposa, se fuma uno de TUS excelentes puros y vuelve a trabajar.

CONCLUSIÓN: Tenemos que estar muy atentos a la comunicación de los demás para darnos cuenta de lo que nos quieren decir, ya sea mediante palabras o acciones.