Suscripción a Newsletter

La capacitación en la empresa del siglo XXI.

POR: MANOLO MACÍAS.

No existe diferencia en la importancia de la capacitación, ya sea para nuevos empleados o empleados con experiencia dentro de la organización, puesto que la capacitación es fundamental para el cambio de actitud, modificando procesos en el personal de nuevo ingreso, así como reforzando situaciones positivas en los empleados experimentados.

Bajo este orden de ideas, debe considerarse a la capacitación y sus beneficios, como uno de los activos trascendentes de todas las organizaciones y debe ponerse en valor cada una de las actividades encaminadas a desarrollar el desempeño de las personas en sus organizaciones, haciendo extensivos los beneficios a la vida personal.

Conformando programas de capacitación bien estructurados, basados en procesos de detección de necesidades realizados con las metodologías adecuadas, se pueden conocer las áreas de oportunidad de cada trabajador y, mediante las sesiones adecuadas, mejorar su desempeño y la comunicación interpersonal, logrando con ello una integración mucho más efectiva en la búsqueda de los objetivos empresariales.

La obsolescencia de las maquinas y equipos se detecta y se corrige a través de las acciones de mantenimiento, sustitución o actualización, por tanto, la obsolescencia del factor humano también debe evitarse monitoreando de manera permanente el desempeño y la necesidad de adquirir nuevos conocimientos, técnicas y habilidades, que coadyuven en el desempeño más productivo y en la actitud más positiva y colaboradora. Recordemos que la tecnología no sirve de mucho si no existe el elemento humano que agregue valor a los procesos de producción o de servicios.

“La capacitación es un lujo del cual nunca se puede tener suficiente. No existe punto de saturación en el saber.”
Tom Watson (1874-1956), fundador de IBM

¿Quiénes en la organización deben capacitarse?
La respuesta es TODOS. Sin embargo, es frecuente que las áreas que asignan los recursos y la capacitación, no tomen capacitación, quienes dirigen las áreas, no tomen capacitación, las altas direcciones, no tomen capacitación, en resumen, hay quienes piensan que la capacitación la necesitan los otros, que las consecuencias de un desfase en la actualización y una baja en la productividad, es culpa de otras áreas u otras personas.

Lamentablemente, las áreas funcionales encargadas de la capacitación, son las primeras en sufrir de recortes presupuestales cuando la empresa atraviesa una crisis, y con ello merman la posibilidad de salir adelante fortalecidos y el efecto se vuelve cíclico, no hay capacitación cuando hay crisis y no se puede salir de las crisis porque no hay una capacitación que impulse una mayor productividad.

Ante estas circunstancias, se precisa revalorar la capacitación en todos los niveles y en todo tipo de empresas, ponderar la necesidad de impulsar las acciones para actualizar y reforzar conocimientos, actitudes y aptitudes. 

De igual modo, quienes apoyamos los procesos de capacitación de las organizaciones, debemos mantenernos a la vanguardia e invertir en nuestra propia actualización, buscando estar en condiciones óptimas y apoyar eficientemente a nuestros clientes, quienes confían en nuestra experiencia y habilidades para transferir a su personal las mejores prácticas del desempeño.


El Lic. Manolo Macias Miranda Consultor Desarrollo Organizacional y Capital Humano MDC Consultoría y Capacitación

 

email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
sitio web: www.grupomdc.com
Teléfono: 01-800-087-0868

 

Copyright © 2017 Guía de capacitación. All Right Reserved.